BASES NEUROBIOLÓGICAS DEL AMOR

A pesar de la idea que la sociedad nos transmite de que el amor es algo que surge sin más, que no tiene explicación y que nuestro comportamiento se modifica porque sí, existe una explicación neurobiológica para ese sentimiento tan potente que vivenciamos y que nos hace actuar de esa forma.

Lo cierto es que se fundamenta en el circuito del refuerzo que tenemos en nuestro cerebro, pero ¿esto qué es y de que se compone? El circuito va desde el Area Tegmental Ventral hasta el Núcleo Accumbens, es el circuito que más se ha vinculado con la experiencia placentera generada por la diversidad de sustancias, procedimientos y conductas que pueden causar adicción y dependencia. En él podemos encontrar grupos neuronales productores del neurotransmisor dopamina (sustancia que al ser liberada nos produce bienestar).

Así que, cada vez que hacemos algo relacionado con la persona amada nuestro circuito se activa y libera dopamina, por eso nos sentimos tan bien cuando estamos a su lado o cuando vemos una foto suya. Algunos autores consideran el amor como otra droga más, dada la respuesta cerebral y la adicción que produce. Con toda esta información se puede considerar que el amor más que magia es química cerebral.

 

Anuncios

3 thoughts on “BASES NEUROBIOLÓGICAS DEL AMOR

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s