CREAR BUENA RELACIÓN TERAPÉUTICA CON NIÑOS

Si queremos que los niños a los que intervenimos sigan las indicaciones que les damos, trabajen y vengan a consulta con una sonrisa y no con una llantina y ganas de irse a casa, es importante que cuidemos la relación con ellos y con su figura de referencia, que suele ser la madre. En diversas investigaciones se ha demostrado que la relación terapéutica tiene una fuerte repercusión en los resultados y progresos que realice el niño. Si nos extrapolamos, por un momento, a la revisión de Botella & Corbella (2003) sobre las investigaciones de vínculo y relación terapéutica en psicoterapia, podremos comprobar que se ha concluido que el 66% de los estudios muestran una correlación significativa entre el vínculo terapéutico y los resultados de los tratamientos. 

¿Qué podemos hacer para crear un buen vinculo con la familia y el niño?

  • Debemos estar atentos a la información que nos proporcionan, pues, podremos vislumbran cómo son sus vidas y las cosas que les gustan y no. Además, supondremos para ellos una vía de desahogo, con lo que irán aumentando su confianza en nosotros.
  • Preguntar por cosas que nos hayan comentado otro día. Por ejemplo, si tenia cita en el médico, preguntarle que tal le fue.
  • Respetar su forma de pensar y vivir, aunque no tenga nada que ver con la nuestra, estamos para tenderles una mano no para juzgarles y dirigir sus vidas bajo nuestro prisma.
  • Felicitar cumpleaños, utilizando el calendario del móvil que nos avise podremos recordar las fechas y las familias nos percibirán como una persona atenta.
  • En lo que se refiere a la relación con el niño, hay que dedicar un tiempo a conocer qué cosas le interesan y le gustan e introducir un tiempo en la sesión para estas temáticas. Por ejemplo, si le gusta jugar con pistolas de juguete podemos al final de la sesión, si se ha portado adecuadamente y ha hecho las tareas, jugar con ellas (las puede traer él de casa). Así, utilizaremos sus gustos de reforzadores también.
  • Al inicio de la sesión para que no sea tan brusca la entrada de sentarse y ponerse a trabajar, podemos preguntarle que tal les ha ido el día o hablar de las cosas que le gusten y, seguidamente, comenzar con las tareas.
  • Las tareas deberían presentarse en forma de juego, hay que conseguir que nos asocie a una vivencia positiva, ya que (si somos un estimulo neutro cuando nos conoce) al sucederse situaciones que valore como negativa en la sesión nos asociará a ellas y no querrá venir.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s