CRITERIOS EN PSICOPATOLOGÍA

¿A qué se refiere exactamente el término “patológico”? Podríamos contestar, de forma simple, que se trata de aquellos comportamientos y procesos psicológicos que no son normales, ¿no? Sin embargo, podríamos formular una nueva cuestión: ¿y qué es lo normal?

Asimismo, no debemos olvidar que pese a que la “anormalidad” es un hecho transcultural, las diferentes regiones pueden variar mucho a la hora de determinar si un comportamiento lo es o no. Las distintas perspectivas nos aportan múltiples interpretaciones: la anormalidad como un concepto valorativo, como “aquello que tratan los profesionales”, como una desviación estadística, como una desventaja biológica, como una incapacidad, etc.

Resultado de imagen de psychology

De todas las perspectivas comentadas anteriormente se pueden extraer una serie de criterios:

  • Criterio estadístico: la conducta psicopatológica es lo escaso, lo poco frecuente en la población. Los problemas que conlleva este criterio es que es una definición meramente cuantitativa.
  • Criterio subjetivo o intrapsíquico:
    • El malestar subjetivo: la base radica en la queja, malestar e infelicidad del sujeto que desarrolla el comportamiento. Sin embargo, esta clasificación fracasaría en trastornos caracterizados por la pérdida de contacto con la realidad.
    • Tendencia incapacitante del comportamiento: son aquellas conductas que merman al individuo en el desarrollo de las actividades de la vida diaria, ajenas a su control y que aparecen de forma repetida.
  • Criterio social e interpersonal: se juzga la conducta en función de la adaptación/desviación de las normas sociales. Por tanto, no es un criterio universal puesto que cada sociedad impone unas normales sociales concretas, como hemos comentado anteriormente.
  • Criterio consensual: es cuestión del consenso social que se alcance en un momento y lugar determinados. “Lo psicopatológico sólo existe en las mentes de quienes lo postulan”.
  • Criterio de adaptación al medio social: aquellos comportamientos que no son los esperables y habituales por el grupo social al que pertenece la persona que emite el comportamiento.
    • Contacto deficiente con la realidad: los propios de trastornos que suponen una desviación extrema de la norma, donde el sujeto emite respuestas que no son adecuadas a las exigencias del momento y a las expectativas del grupo.
    • Irracionalidad e incomprensibilidad de la conducta: muy relacionado con el anterior criterio, donde las conductas realizadas por un sujeto no son comprendidas por sus semejantes.
  •  Criterio legal: en determinados casos se demanda la opinión de un experto sobre la presencia/ausencia de enfermedad mental para declarar la responsabilidad del acto a un sujeto. Obviamente, la principal crítica es que un acto delictivo lo puede realizar cualquier persona.
    • Malestar en el observador: una serie de conductas realizadas en público y que socialmente se las considera de carácter íntimo.
  • Criterio biológico: las conductas psicopatológicas como alteraciones y/o disfunciones del proceso biológico que las sustenta. Junto a este criterio, no debemos descartar la influencia de otros factores como los psicológicos y los sociales.

Es importante puntualizar que ningún criterio basta por sí solo para delimitar si una conducta es anormal, ésta ha de venir siempre dada por una combinación de ellos. Además, debemos tener claro que ninguna conducta es por sí misma anormal, ser individuos flexibles y abiertos a comportamientos distintos de los propios.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s