MITOS SOBRE EL SUICIDIO

La ideación suicida es la complicación más grave en los trastornos del estado de ánimo. Ésta se ha asociado a una disminución del nivel de serotonina en el sistema nervioso.

Debido a los estudios epidemiológicos podemos destacar como principales factores de riesgo:

  • Los suicidios consumados son de 4 a 5 veces más probables en varones (aunque las mujeres realizan más intentos).
  • Edad superior a 40 años.
  • Historia de tentativas previas o deseos comunicados de suicidio.
  • Consumo de sustancias.
  • Impulsividad.
  • Desesperanza

Resultado de imagen de suicidio

Sin embargo, existen muchos mitos acerca de este tema, así que vamos a comentar a continuación los más recurrentes:

  • “Los que hablan del suicidio no lo llevan a cabo”: ocho de cada diez personas que se han suicidado llegaron a comentar de forma clara sus intenciones.
  • “El suicidio se produce sin previo aviso”: Es cierto que hay casos en los que no hay ninguna clase de aviso, pero son el grupo minoritario. Muchas de las personas proporcionan indicios y advertencias o incluso acuden a los servicios de Salud Mental semanas previas de perpetuarlo.
  • “Las personas suicidas están decididas a morir”: la gran parte están indecisas sobre si vivir o morir, están ambivalentes.
  • “Una vez que una persona esté en estado suicida, lo estará para siempre”: estas crisis duran un tiempo, pero no excluye la necesidad de un trabajo terapéutico para descartar posibles intentos en el futuro.
  • “La mejoría después de la crisis suicida viene a significar que el riesgo de suicidio se ha superado”: Hay que estar alerta con las “recuperaciones espontáneas” si no coincide con una resolución del problema/evento precipitante. Muchos de los suicidios cometidos son al cabo de 3 meses de la aparente mejoría, momento en el que la persona tiene la suficiente energía como para poner sus ideas en práctica.
  • “El suicidio es mucho más frecuente en un nivel socioeconómico concreto”: según los estudios sobre la epidemiología, éste aparece representado en todos los niveles de la sociedad.
  • “El suicidio se hereda o está en la familia”: es cierto que se hereda una predisposición a trastornos depresivos, pero no la idea suicida como tal.
  • “El motivo del suicidio se puede establecer fácilmente”: la conducta humana está influida por numerosísimas variables difíciles de entender en primera instancia.
  • “El suicidio es influido por las estaciones del año, la latitud y las condiciones climatológicas en general o los días de la semana”: No hay datos científicos suficientes para sostener estas afirmaciones. Aunque es cierto que hay muchas publicaciones sobre la depresión estacional o la influencia de los largos meses de luz y sombra en muchos países del norte.
  • “Pensar en el suicidio es una cuestión rara y poco frecuente”: estudios realizados con muestras no clínicas sugieren que entre el 40-80% ha pensado al menos una vez en la vida en el suicidio. Hay que diferenciar este hecho con una ideación frecuente y con intensidad cada vez mayor.
  • “Preguntarle a una persona sobre sus ideas de suicidio, especialmente si está deprimida, puede llevarla a querer intentarlo”: uno de los principales labores en la clínica es indagar con detenimiento sobre la ideación y su estructura. Muchas personas se sientes más aliviadas al tener la oportunidad de expresarse.
  • “Las personas que realizan intentos con medios de baja letalidad, no están considerando seriamente la idea de suicidarse”: Algunas personas no están bien informadas sobre la nocividad del método a emplear (por ejemplo, información errónea sobre farmacología). El método no necesariamente está en consonancia con la intención.
  • “Todos los que cometen suicidio están deprimidos”: es cierto que la depresión es uno de los trastornos mentales asociados con mayor frecuencia, pero no es exclusivo.
  • “Todas la personas que amenazan con suicidarse, lo hacen para manipular a otros”: No es así necesariamente, y si así lo fuera le da mayor gravedad al posible hecho. No es cierto que los intentos con intención de generar cambios en el entorno sean menos peligrosos que los que tienen como motivación acabar con el sufrimiento personal.
  • “Las persona que amenazan con suicidarse, sólo quieren llamar la atención”: ¿y si así lo fuera? ¿no estaría dando señales de auxilio? Sería primordial acudir a un profesional.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s