LA IMPORTANCIA DE LA MOTIVACIÓN EN EL PROCESO DE APRENDIZAJE

En la actualidad utilizamos el REFUERZO y el CASTIGO para que se produzca aprendizaje, abusando en ocasiones de dichos recursos.

El aprendizaje desde un punto de vista Neurocientífico se define como cualquier variación sináptica producida por un nuevo estímulo que produzca un cambio en el comportamiento. Y de los 3 a los 10 años es cuando mayor producción de sinapsis tenemos, por ello debemos enriquecer el ambiente en dicha etapa. Para que se produzca aprendizaje es necesario al menos la ejecución de tres procesos cerebrales:

Atención
Motivación
– Memoria

“La base del aprendizaje es la memoria, pero sin atención no hay memoria, y la
motivación va a ser la encargada de mantener la atención sostenida en el tiempo”

En este post vamos a centrarnos en la MOTIVACIÓN.

Cuando nos encontramos motivados generamos dopamina “neurotransmisor” que es fundamental para mantener el foco de atención y para fijar el aprendizaje en la memoria a largo plazo. De la mano de la motivación vienen las emociones fundamentales en el proceso de aprendizaje y somos los adultos los responsables de no confundir los elogios o alabanzas con la motivación. Debemos fomentar la recompensa intrínseca que se produce en el propio proceso de aprendizaje con la adquisición de herramientas o habilidades y no sustituirlas por la recompensa extrínseca tan utilizada (Refuerzo/Castigo)

  

¿Cómo lo podemos hacer?

No es cuestión de dejar de alabar, sino simplemente no abusar del elogio, y cuando lo hagamos centrarnos en el proceso nunca en el resultado o en el niño o la niña, porque así evitamos etiquetas y la dependencia en una tercera persona. Por ejemplo podemos cambiar frases como: “Genial, has sacado un 10, eres el mejor de tu clase” por frases como “has debido esforzarte mucho para conseguir esa calificación”, “que bien te has portado, eres muy bueno y así me pongo contentísima” por “gracias por tener tanta paciencia y esperarme mientras terminaba de trabajar”. Como podréis comprobar es cuestión de adaptar el vocabulario y de cambiar el foco de atención hacia el procedimiento como he comentado anteriormente. Y por último, quisiera hacer referencia a cómo podemos cambiar ese refuerzo positivo en forma de “regalo” para cambiar esa relación vertical por horizontal, consiste únicamente en no utilizar el regalo como recompensa, os pongo un ejemplo: “por lo bien que te has portado mientras hago la compra toma una chuchería” por otro tipo de acciones como “te he traído pinturas nuevas porque el otro día me di cuenta que se estaban gastando las tuyas”. Con esta nueva forma de relacionarnos (horizontalmente) hacemos que se sientan aceptados, sin condicionamientos, y los hacemos sentir importantes.

El saber motivar de forma adecuada y no confundir la motivación con alabanzas y elogios sin sentido, mejoran el proceso de aprendizaje, la autoestima, el autoconcepto y la confianza en uno mismo.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s