MARCADORES BIOLÓGICOS DEL SÍNDROME DE BURNOUT

El síndrome de Burnout es el agotamiento y la pérdida de interés en el trabajo debido a altas dosis de estrés de forma continua.

Este cuadro se puede clasificar en varios subtipos clínicos, cuestión que facilita el abordaje terapéutico del mismo:

  • De tipo “frenético”: donde se invierte una gran cantidad de tiempo en el trabajo. Típico de personas muy ambiciosas.
  • De tipo “sin-desafíos”: el individuo se encarga de realizar tareas muy repetitivas y mecánicas en el trabajo, lo que da lugar a indiferencia, aburrimiento y sensación de no estar desarrollándose personalmente.
  • Del tipo “desgastado”: la estructura organizativa de la empresa es muy rígida y se traduce en falta de reconocimiento y de control del trabajador.

Las consecuencias que trae son físicas (migrañas, dolores musculares, molestias gastrointestinales…), psicológicas (ansiedad, baja autoestima, desmotivación, etc.) y de tipo material (infracción de normas, bajo rendimiento, absentismo…).

La tendencia actual en la investigación del síndrome es la de concretar sus biomarcadores para realizar una detección precoz y una evaluación y tratamiento adecuados. La Asociación Española de Psicología Clínica y Psicopatología realizaron una revisión de la literatura al respecto, os resumimos a continuación los datos más interesantes:

  • Biomarcadores cardiovasculares:
    • Los trabajadores con burnout presentan una tensión arterial sistólica significativamente más baja que quienes no padecen el síndrome.
    • Los trabajadores con burnout presentan mayor frecuencia cardíaca que los sujetos control.
  • Biomarcadores relacionados con el sueño:
    • Varios estudios demuestran que el burnout se ve asociado a trastornos del sueño y, específicamente, a una peor calidad del sueño. Por ejemplo, el agotamiento emocional se relaciona con más despertares nocturnos, mayor latencia y menos horas de sueño.
  • Biomarcadores relacionados con los ejes hipotálamo-hipófiso-suprarrenal (HHS) y simpático-médulo-suprarrenal (SMS):
    • Los empleados con estrés crónico muestran niveles más altos de cortisol durante la jornada laboral.
  • Biomarcadores relacionados con el sistema inmunitario:
    • En el caso concreto del burnout, se ha visto que la dimensión despersonalización se ve asociada a una disminución de la actividad de las células naturales asesinas (NKCA) y de dos anticuerpos mononucleares CD57 y CD16. En general, el estrés crónico produce también depresión del sistema inmune, a través del IgA salival y la lisozima.
  • Carga alostática: definida como las consecuencias fisiológicas resultado de una fluctuación neural o de una respuesta neuroendocrina resultante de la exposición al estrés crónico o repetido.
    • Se ha confirmado que niveles altos de carga alostática se asocian al burnout y al estrés crónico, pero no se relacionan con depresión.
    • El burnout podría ser la causa de manifestaciones fisiológicas como el hipocortisolismo, debido a que crecientes niveles de estrés podrían conducir a una mayor carga alostática.

Podéis ver el artículo aquí:

https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4679247

Resultado de imagen de burnout

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s